Tarta de crema pastelera y ananá

29.1.14



Feliz 2014!
Espero que este año llegue cargado de desafíos, nuevos propósitos, buenas nuevas, salud, mucho amor, dinero, amigos, viajes y todo aquello que cada uno de nosotros desee!
Yo como todos los años, el 21 de diciembre día de Nativitas hice mi listado de deseos. Bien detallados y concretos ya que esas fueron las indicaciones de Pao, mi amiga que me inició en este ritual. Veremos a fin de año al leerlos cuales de ellos se cumplieron y cuales no…
Obviamente y como no podía ser de otra forma empecé el año descansando y cocinando en casa de mis padres, en medio de un receso festivo que creo, deberíamos instalar definitivamente en nuestros trabajos. Volver a vivir y compartir en familia la magia de la Navidad y los preparativos para despedir el Año Viejo y recibir el Año Nuevo.
Para empezar el año descansado, con ganas, relajado… comiendo cosas ricas!
Como buena golosa que soy quería recibir el 2014 con un postre nuevo. La consigna, impuesta por mí misma decía: fresco, liviano, nada de chocolate ni cremas, sí frutas y poco horno!!! Algo que pudiese superar los casi 40º de temperatura que nos acompañaron durante los días que estuve fuera de la ciudad.
Detalle de mantel bordado por mi abuela materna que encontré revolviendo cajones

Limonada preparada con limones del jardín

Mientras disfrutaba de una rica limonada con menta miré libros, recetas y más recetas que mamá tiene desperdigadas por acá y por allá. Recetas algunas anotadas en cuadernos o sueltas en algún papel donde la anotó seguramente mientras alguien se la dictaba o en medio de un programa de televisión.

Me tentaba hacer algo con frutas rojas pero difícil de encontrar, cuando no con precios exorbitantes por mis pagos. Pensé en algo con limón… que me encanta. Pero finalmente me decidí por una tarta de ananá, sugerencia o invento de mamá, que ella solía hacer esporádicamente cuando yo era chica pero que no estaba dentro de mis opciones porque en esa época simplemente no me gustaba el ananá… Debo confesar que no me gustaba porque nunca lo había probado. En cambio ahora me encanta.. lástima que no se consiga tan bueno en nuestro país. Por suerte sí se consiguen, aunque no es lo mismo, buenas opciones de ananá en almíbar.

Las indicaciones de mamá, ya que la receta no la tiene escrita en ningún lado, fueron las siguientes: para la masa prepara una masa brisée con el agregado de 3 cucharadas de azúcar. Después una crema pastelera con más o menos ½ litro de leche y un granulado como el que se prepara para el apple crumbe.
Así que: respeté las indicaciones de la masa. Para la crema pastelera seguí al pie de la letra la receta de Osvaldo Gross (simplemente deliciosa!) y para el crumble respeté mi regla infalible de todo en cantidades iguales. ¿El resultado? Una tarta de ananá imperdible!
Receta:
Masa brisée:
250 grs. de harina
125 grs. de manteca
50 cm2 de agua helada
1 pizca de sal
3 cucharadas de azúcar
Crema pastelera:
500 cm3 de leche
6 yemas
½ vaina de vainilla
125 grs de azúcar
40 grs de maicena
Crumble:
25 grs. de manteca fría
25 grs. de azúcar
25 grs. de harina
Adicional:
1 lata de ananá al natural o 1 ananá fresco
Preparación:
Masa brisée: colocar la harina, el azúcar, la manteca y la sal en la procesadora. Procesar. Agregar el agua helada y volver a procesar hasta que se forme un bollo. Si es necesario agregar un poco más de agua (Ojo: el agua debe agregarse muy despacio para no hacer lío y que la masa nos quede muy blanda)
Dejar descansar la masa 30’ en la heladera.
Estirar y forrar un molde enmantecado. Cocinar 5’.
Crema pastelera:
Colocar en una cacerola la leche, la mitad del azúcar y la vaina de vainilla abierta a lo largo. Calentar hasta el primer hervor, retirar y dejar en infusión durante 10 minutos. Descartar la vainilla.
Tamizar juntos el resto del azúcar y el almidón de maíz. Agregar las yemas y mezclar sin batir.
Verter la mitad de la leche sobre las yemas, mezclando bien.
Llevar al fuego el resto de la leche. Cuando alcance el hervor, volcar la preparación de yemas, mezclando con batidor para evitar la formación de grumos.
Cocinar durante 1 minuto, removiendo bien para que no se pegue.
Crumble:
Mezclar el azúcar y la harina. Agregar la manteca. Formar un granulado
Armado:
Sobre la masa colocar la crema pastelera. Encima colocar las rodajas de ananá.
Entre los huecos que queden del ananá colocar el crumble.
Llevar al horno hasta que el crumble se dore levamente. Dejar enfriar.
Servir a temperatura ambiente.
Nos vemos dentro de poco!


IMPRIMIR RECETA

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.