¡Feliz Dulce Navidad!

24.12.15

Fuente: HeartcraftedCo on Etsy

Hoy quiero desearles que tengan una muy feliz, santa y por supuesto dulce Navidad. 

Creo que ya en alguna ocasión se los conté: siempre he soñado con una navidad blanca. 
De esas que uno lee de chica en libros de cuentos y ve en cuanto película sea filmada en esa época del año... en otro país por supuesto y en otro hemisferio sin lugar a dudas.
Sueño con el hogar a leña encendido, nieve cayendo por la ventana y amontonándose por doquier, frío, muuuucho frío. El pavo relleno saliendo del horno y un sillón cómodo donde sentarme a disfrutar de la escena, tapada con una manta escocesa.  
Un gran árbol lleno de adornos cuya estrella casi quiera tocar el techo. Muchos regalos a sus pies. De esos envueltos para la ocasión.  
Villancicos de fondo, de esos que solíamos cantar en tiempo de adviento en La Ciudadela, mientras cada domingo encendíamos una vela hasta completar las cuatro que formaban la corona. 
Todo esto (en mi caso!) en un cottage en medio de nieve, mucha nieve e idealmente (porque ningún cottage me conforma) el de la película "El Descanso" o "The Holiday".... aunque de ser posible trataría de ir ya acompañada!

Fuente:Garden Home and Party

Mucho pedir?
Puede ser... pero dicen que el que no llora no mama, así que si de pedir se trata, siempre lo hago a lo grande y con lujo de detalles!!! 

Este año esa navidad blanca soñada no llegó. 
Por eso traté de recrearla en la mesa de dulces que compartiremos en familia. En el medio de la pampa... húmeda, con mucho sol y calor seguramente. 
Nada de nieve, ni de chimeneas encendidas ni de pavo por supuesto, aunque sí no faltarán las ensaladas.
Si la noche acompaña la mesa se instalará en el jardín o al reparo de la pérgola o alguna galería. 
Ansiosos esperaremos la llegada de Papa Noel, Santa Claus o San Nicolás como prefieran llamarlo. 
Al final un rico champagne, como solemos hacer para brindar, ya tendidos sobre alguna reposera contemplando el cielo que, en mis pagos, es único, a la orilla de la piscina y escuchando el murmullo del agua. 
Mientras tanto mi madre seguramente recordará, cuando allá lejos y hace tiempo, las serenatas eran cosa común y nos íbamos a dormir temprano, no si antes chequear que la botella de sidra (una buena por supuesto!) estuviese en el "congelador" para cuando la música y la voz de algún que otro conocido, comenzara a sonar en su ventana. 
Volverán a la memoria los famosos bailes del River de Ameghino, espectáculo si los había! y el ya mítico cuento de navidad del entrañable Landriscina, esto último pa´ empezar la noche y ponernos en tema! 

Más de una vez, ya puedo imaginarme la escena, extenderemos la mano para alcanzar algo de todo lo rico que preparamos con mi adorada sobrina para compartir en familia y que dimos en llamar nuestra navidad blanca imaginaría. 
A la tradición familiar de las galletitas de jengibre decoradas, este año sumamos una casita de jengibre también decorada y comestible y unos deliciosos caddureddi (galletitas de navidad sicilianas)
Para acompañar, eggnog por supuesto!!! 

Pasen, vean y disfruten! La mesa dulce está preparada!






¡Feliz Navidad! Que como María y José dejemos crecer al niño Dios en nuestros corazones!

Mientras brindaré por mas navidades dulces y blancas, porque vuelvan las serenatas y porque a falta de pavo comamos perdices y seamos felices mientras contemplamos la luna radiante y llena que este año nos regala la Nochebuena!

Salud!

Proximamente las recetas! 


IMPRIMIR RECETA

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.