Mousse de mandarinas

18.1.16


¡Me encantan las mandarinas! A pesar de que es un tanto odioso el hecho de pelarlas y el olor que queda impregnado y sin querer irse de las manos. 
¡Pero igual me gustan! 

En casa de mi madre hay un árbol y no hay placer más grande que cortarlas directamente de la planta y comerlas sentadas en el jardín a cualquier hora o momento del día. 
A estas alturas del verano su planta ya dejó de darnos el preciado fruto hace tiempo por lo cual más de una vez tengo que conformarme eligiendo las mejores que pueda encontrar en la verdulería, mientras añoro la distancia que me separa de las mandarinas que disfruto! 
Esta mousse la preparé unas semanas atrás y aunque ahora las mandarinas empiezan también a despedirse de las verdulerías, si se apuran un poquito, seguramente podrán poner en práctica esta receta, recomendadísima en estos días de calor intenso donde no dan ganas de prender el horno. No al menos a mí! en mi mini cocina de departamento en pleno centro de la ciudad!!! 
Además, reemplazando algunos ingredientes, es ideal para aquellos que, post fiestas, quieren volver a recuperar la línea después de tantos desarreglos generados por la maratón gastronómica "navidad-findeaño-reyes-cervecitasdetardesdeverano"! 
En realidad la receta original es en versión light que yo, gorda de alma y declarada NO amante de nada que lleve la leyenda light o bajas calorías, decidí llenar de calorías haciendo algunos reemplazos estratégicos! 



Esta, no es una mousse más. ¡Con solo mencionarla genera sorpresa! 
¿Mousse de mandarinas? me han preguntado más de una vez con tono incrédulo. Nunca pobré... 

Entonces henchida de orgullo por mi nueva o mejor dicho diferente propuesta, llego a la mesa con la protagonista que, dicho sea de paso, me encanta presentar en copas o compoteras para que cada uno elija la suya y evitar así que comience la pelea por los gajos de mandarinas acaramelados, la "frutilla" de la mousse por así decirlo que, en una primera instancia genera también como no podía ser de otra forma, intriga y después ganas de más. 

De más está decir porqué comienzan las peleas! 
Con solo morderlos, los gajos explotan en la boca. El jugo y particular sabor de la fruta todo lo inunda. De pronto en medio de la sorpresa, el caramelo se hace sentir: crocante y dulce para dar paso a la mousse que aparece suave, sedosa, aportando más sabor y cremosidad. 

Tómense el tiempo para saborear las sensaciones que la mezcla produce. Sean conscientes de la explosión de sabor en la boca, que seguramente les generará ganas de más y hasta extenderán, como alguna vez hice, el brazo para robar un gajo de mandarina de la compotera del vecino... acompañado de un poco de mousse por supuesto!

Receta 

Ingredientes: 


  • 1/2 lt. de jugo de mandarinas 
  • 2 mandarinas 
  • 2 cucharadas soperas de maicena 
  • 1 sobre de gelatina sin sabor 
  • 1 pocillo de agua fría
  • 4 cucharadas soperas de azúcar
  • 6 claras 
  • 200 grs. de crema de leche + crema extra para decoración

Preparación: 


  1. Llevar a hervor el jugo de mandarinas junto con la ralladura. Agregar la maicena (diluída en un poco de agua) batiendo enérgicamente para que no queden grumos. 
  2. Retirar del fuego y agregar la gelatina sin sabor previamente hidratada en el pocillo de agua fría.
  3. Agregar el azúcar e integrar. 
  4. Batir la crema a medio punto y agregar a la preparación anterior. 
  5. Batir las claras a punto nieve e integrar a la preparación con movimientos envolventes. 
  6. Colocar en un bowl o compoteras individuales. Llevar a la heladera hasta el momento de servir (mínimo 6 hs.) 
  7. Retirar de la heladera. Decorar con crema a punto chantilly, los gajos de mandarina caramelizados y hojas de menta. 

 Para los gajos de mandarina caramelizados: 


  1. Hacer 1 caramelo rubio con una taza de azúcar y 1/2 taza de agua. 
  2. Pinchar con un tenedor o un palillo de brochet los gajos de mandarina reservados y pasarlos por el caramelo de uno en uno. 
  3. Apoyar los gajos sobre un mármol aceitado hasta que el caramelo se endurezca. Utilizarlos para decorar. 

Para la versión light reemplazar la crema de leche por queso crema bajas calorías y el azúcar por edulcorante. 

Esta receta podrán encontrarla también en la Edición Primavera Verano 2015 de Revista Jengibre en la que estuvimos presentes con Alma Calma. 

Sigamos disfrutando del verano... a pesar de que el calor, como a mí, me abrume! 
Feliz enero!!! 

IMPRIMIR RECETA

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.