Portugal: Porto I

6.4.16




A partir de hoy he decidido llevarlos de viaje por Portugal y compartirles mi experiencia por un país del que poco se sabe por estas latitudes pero que es simplemente ESPECTACULAR! 
Este viaje tendrá cuatro paradas que espero puedas disfrutar tanto como nosotros: Porto, Coimbra, Lisboa y Sintra. 
A ajustarse los cinturones que estamos a punto de arrancar! 

Portugal: Potencia naval. Imperio. 
Único país de Europa en trasladar su corte a tierras conquistadas. 
La dictadura más larga del viejo mundo. 
Conocido por sus cerámicas y azulejos, por el alcornoque, el vino de Porto, las tunas y la ginja. (Que dicho sea de paso todo vimos y como Dios manda: todo probamos!) 
Cuna de Nuestra Señora de Fátima.
País de ríos famosos: Tajo, Duero y Mondego.
Tierra de escritores como Fernando de Pessoa y José Saramago, del fado y de una de las Universidades más antiguas de Europa.
Así de variado, exótico y carismático es el país que descubrimos y que hoy quiero compartirte. 

Comenzamos nuestro recorrido desde el norte, en la ciudad de Porto a la cual llegamos en ómnibus desde Salamanca. Cruzar la frontera, ya casi inexistentes dentro de la Comunidad Europa, fue adentrarnos casi por arte de magia, en un país de bosques frondosos: cipreses, eucaliptos, alcornoques. 
Geografía verde, quebrada, con caminos en zigzag que parecen perderse en la espesura de la vegetación.
Un halo de exuberancia pareciera cubrir Portugal como queriendo conquistarnos, envolvernos, arrastrarnos, para no querer abandonarlo al final del recorrido.
¡La bella Porto! Ciudad simple y fácil de recorrer, a orillas del Tajo en su desembocadura hacia el Atlántico, nos cautivó y enamoró con solo llegar! 





Ya instalados en nuestro hotel sobre la famosa Avenida de los Aliados, flanqueada a cada lado por edificios modernistas y art nouveau, iniciamos nuestro andar sorprendiéndonos con cada paso!


La primer sorpresa fue la Estación de Trenes de San Bento con su hall decorado con más de 20.000 azulejos que relatan la historia de Portugal y que dejan a cualquiera sin aliento de tanto belleza junta!




De ahí a la Iglesia de los Clérigos es cuestión de algunas cuadras que nos siguieron cautivando a cada paso con sus edificios recubiertos de azulejos pintados de colores varios, que en su fisonomía, entre subidas y bajadas, evocan extrañamente al porteño barrio San Telmo.




En la Iglesia, además de visitar su interior, subimos a la torre desde donde se tienen unas vistas maravillosas de la ciudad. Vistas que también se pueden apreciar desde la Catedral a la cual llegamos, casi sin aire debo decirles, caminando. 




Está, para los que se hayan quedado sin energías, la opción del funicular de Cais da Ribeira que evita la caminata pero, a mi entender, pierde encanto, porque si hay algo que tienen las callecitas de Porto es ese no sé qué tan difícil de definir en palabras!

Porto me permitió empacharme de azulejos, a cuál de todos más lindos y de su cerámica. Mi amor por la cerámica portuguesa data de hace años y fui, durante mis días en Portugal, capaz de quedarme con la nariz pegada al vidrio de cuento lugar la vendiese, como absorta, admirándola ya que sabía todo no entraría en mi equipaje! 



A la iglesia de los Clérigos se sumó la visita a la Iglesia de San Ildefonso, la Iglesia de las Almas, la Iglesia do Carmo y la Iglesia dos Carmelitas. Estas dos últimas, solo en Portugal suceden estas cosas, medianera de por medio!






Como buena amante de los libros hicimos tiempo en nuestro recorrido para visitar la famosa librería Lello e Irmao. De estilo neogótico sirvió, según dicen, de inspiración a la  escritora J.K. Rowling para su famosa saga Harry Potter.
 Queridas amigas del Club del Libro: como decirles que nos volveríamos locas acá adentro?! Imaginé una y otra vez la posibilidad de que nuestros encuentros mensuales tuviesen lugar entre estas paredes y lamenté que nos toque vivir tan lejos!



Queda mucho más por ver, recorrer y mostrar de Porto.
Esta ciudad, cautivante por donde se la mire, no es fácil de dejar. Como tampoco es fácil de dejar este relato.
Pero esto ha sido todo al menos por hoy! En breve volveré para contarles más sobre la ciudad del vino de Porto y la francesinha! 
IMPRIMIR RECETA

11 comentarios:

  1. Que divino Ale por favaar!Esa estación de trenes es un suspiro!, que bello todo! Gracias por compartirlo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bellísima!!!!! Como todo Portugal!!!!

      Eliminar
  2. Portugal es un gran pendiente! Casi voy, igual que vos desde Salamanca, pero no se dio. Mis padres y varios amigos han ido y les encantó! Esos azulejos son increíbles! Espero los próximos posts!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés que ir Vero... es un país como bien decís encantador. Ya irán viniendo el resto de los posts! Cariños

      Eliminar
  3. Wowww! Ale que genial! Cuanta historiaa, que lindo!
    Hermosas las fotos, y me quedé enamorada del lugar con el primer post! ♥
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor!!! Gracias por pasar por acá... Viste? Es divino!!! Ya iré contando más sobre todo Portugal! Beso y buena semana.

      Eliminar
  4. Hola Flor!!! Gracias por pasar por acá... Viste? Es divino!!! Ya iré contando más sobre todo Portugal! Beso y buena semana.

    ResponderEliminar
  5. Qué maravilla! Los azulejos (esa estación de tren ♥ !!!) y amo el azul (ESE azul) le paso la data a mi suegra de la cerámica (es ceramista), ojalá algún día pueda viajar por allí, buena semana Ale!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gise, viste lo que son los azulejos??? Impresionantes como ESE azul. Portugal está lleno de azulejos en ese tono. Ya iré subiendo más fotos. Beso!

      Eliminar
  6. Hola! Tarde comento pero no quería dejar de decirte que amo Portugal! Viví en Lisboa 6 meses hace muuuchos años pero me quedé con un hermoso recuerdo. Gracias por las fotos!! Besos. Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindo Fer!!!! Amé Lisboa... no puede ser más linda! Ya le llegará el turno por acá en breve! Espero que lo puedas ver! Besos. Ale

      Eliminar

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.