Colonia: Recrear la Historia

30.5.16



"Recrear la Historia" es, en Colonia-Uruguay,  un secreto a voces.
Es cierto que no está dentro del circuito tradicional de lugares donde comer dentro del casco histórico, pero si llegás hasta la Plaza de Toros no podés no cruzar la calle y adentrarte en este lugar que tiene Alma y transmite Calma por donde se lo mire.
"Recrear la Historia" es un viaje, en tren, en el tiempo. 
Es un viaje guiado por aromas, sabores y la amabilidad y vocación de servicio innata de Julio Palacios Pérez un chileno y viajero incansable, quien está al mando de este reducto gourmet que despierta los sentidos en todo momento.
"Recrear la Historia" nos permite ser parte del pasado. Un pasado con halo de elegancia y glamour. Cuando viajar en tren era no solo un viaje, sino un proyecto, motivo de encuentro, sociabilización y status. 
Los vagones que hoy albergan este reducto supieron funcionar como tales y tras años de abandono fueron restaurados para devolverles el esplendor del tiempo que los vió nacer. 
En todo este proceso hubo pasión, dedicación, amor. Esa misma pasión, dedicación, amor y alma que hay en la propuesta gourmet que de lunes a domingos Julio despliega entre los dos vagones que conforman su lugar en el mundo. 

Cada detalle está cuidado. Nada fue elegido al azar. Atrás hubo y hay búsqueda minuciosa. Anticuarios de aquí y de allá. Selección. Tiempo. 
Lo que está, fue elegido por algún motivo. Nada fue improvisado. Todo tiene su historia. Su momento. 
Como Julio. Un bon vibant que supo viajar por el mundo. Conocer realidades y realezas, para de todo tomar lo mejor y recalar en Colonia con una propuesta única, distinta, exclusiva. 




Como las rosas que en primavera decoraran las mesas. Julio personalmente las junta de los cientos de rosales que crecen en el jardín. Perfumadas, llenas de pétalos. Enamoran, como pude ver a través de su cuenta de Instagram, con solo verlas. 
Los platos, de la mano como de todo buen cocinero que se precie de tal, cambian según la temporada y en este otoño no fueron la excepción.
Los platos en su totalidad, transmitían calidez, aromas, sabores que dan vida a días cortos y de poco sol. Pensados para reconfortar el alma y el espíritu. 


Acá no hay una mesa igual a otra. Cada una luce, traída de otra época, vajilla antigua. Distinta entre sí. Que de tan distinta combina.
Servilletas de hilo bordadas a mano. Platitos de pan de plata. Lustrados, Pulidos. Brillosos.
Cubiertos de plata. De esos recargados, que al menos a mí, me encantan.
Y el infaltable velador sobre la mesa que me recordó a mi viaje por tierras peruanas a bordo del Orient Express.

El mismo Julio con su delantal blanco e impoluto nos tomó el pedido. La elección no fue fácil, especialmente porque de ella dependía poder llegar al momento del postre y disfrutar de una porción de la torta que había visto sobre la barra a mi entrada!
La suerte estaba echada! 

Para empezar, una canasta rebozante de panes tibios y crocantes. Los panes más ricos que he probado en el último tiempo! Focaccia, pan de campo y unos scons saborizados imperdibles!


Para continuar, el menú elegido:

  • Sopa de vegetales tipo minestrone





  • Paté de ave con manzanas. Tostadas crocantes de focaccia. Frutos secos.




  • Salmón en croute de semillas y lima. Colchón de cous cous con ratatouille y salsa de camarones. 




  • Bondiola de cerdo cocida a baja temperatura con hongos de pino. Pastel de bañato, zanahoria y papa. Papa roesti. 




  • Torta de tocino del cielo 



¿Qué puedo decirles después de tan delicioso menú? Que un viaje a Colonia bien vale ir y volver en el día si el almuerzo es en "Recrear la Historia". 
Acá hay pasión, hay dedicación, hay profesionalismo, elegancia y tantos otros adjetivos que podría escribir por horas. 
No exagero. 
Acá hay ALMA. Con mayúsculas. Y CALMA. 

Aunque durante este almuerzo no brindamos ni siquiera tomamos vino (cosa rara en mí!), brindo para que la esencia de este lugar no cambie. Que logre, a pesar de modas que vienen y van, conservar su espíritu, su impronta y que llegue el día cuando los vagones no sean suficientes y debamos reservar con bastante anticipación...

Gracias Julio por hacernos sentir reinas, aunque sin reino. 
Gracias infinitas por devolverle la calma, al menos por un instante, a mi alma... inquieta ultimamente y reconfortar a través de tu cocina mi espíritu en un día gris de otoño. 
Y gracias por acompañarnos y despedirnos al momento del descender del tren. Solo un caballero como vos puede estar en todos los detalles! 




Que sea un hasta pronto!!

Recrear la Historia
Real de San Carlos. Colonia
Te: +598 91 835 298
TripAdvisor
Miércoles a Domingo al mediodía
Viernes y Sábados por la noche
Se recomienda reserva previa


IMPRIMIR RECETA

6 comentarios:

  1. Estábamos justo hablando con una amiga de hacernos una escapadiata a Colonia, agendado "Recrear la historia", ando poco "calma" últimamente ja! me vendría super un recreíto como éste! besos Ale!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá puedan coordinar para ir Gise... somos dos! Mi alma perdió la Calma... espero poder volver a recuperarla! Besos y buena semana!

      Eliminar
  2. Anónimo31.5.16

    Me encanto!!

    ResponderEliminar
  3. Qué hermoso Ale!! Amo los trenes, me da mucha pena que no tengamos los tantos que rodaban por las vias de nuestro país... Muy tentador todo! lo tendré en cuenta para proxima visita a Colonia que espero sea pronto, hace un montón que no voy!
    Espero estés bien o de a poquito mejor si tu alma no anda tan calma... Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero, a mi también me encantan los trenes y me da pena que ya no haya... Colonia es siempre una buena opción! Aunque hoy el nombre del blog no me representa confío en que de a poco estaré mejor!! Gracias por tus palabras!

      Eliminar

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.