Pastéis de Nata

2.5.16

 
 


Descubrí los Pastéis de Nata, cuya marca registrada y mundialmente conocida es "Pastéis de Belém" en mi paso por Portugal, hace ya un año.
Fueron, debo confesar, más los pastelitos que comí que los días que nos llevó recorrer este país de norte a sur... 
Una vez que uno prueba el primero se hace imposible después decirles que no. 
Al menos a mí, amante de alma de todo aquello que lleve azúcar, me llamaban desde cada vidriera donde los veía. Y con la excusa de que solo se encuentran en Portugal… allá iba.

Para que te des una idea, los días habitualmente comenzaban y terminaban con estos pasteles que adoré y para los cuales no había límites de cantidad. 
Apenas tibios, espolvoreados con canela y azúcar impalpable son un manjar, imposible de resistirse. 

Ni que decirles cuando probamos los originales en la famosa pastelería homónima junto al Convento de Jerónimos. No sé que tienen de distintos a todos los otros que probamos, pero esos se llevan los laureles y todos los aplausos!
Cuando uno llega a Belém, tiene que llegar con mucha paciencia. Poder comprar uno de estos famosos pasteles no es para momentos de apuro. 
Siempre hay cola. Sí! Cola!!! Interminable por momentos pero que bien vale la pena... 
¿El premio? Sentarte a disfrutarlos recién salidos del horno en el inmenso y cuando digo inmenso es inmenso, salón sin vistas a la calle, total lo único que importa es nada más y nada menos que los pasteles! Y donde además uno puede pispear la preparación, menos los secretos obviamente, de esta delicia portuguesa. 
Hubiese vuelto a probar los originales todos los días que pasamos en Lisboa, pero por suerte para mí y mi silueta, Belém quedaba lejos del centro… y tuve que contentarme (no fue ningún sacrifio!) con las copies no fieles de esta delicia!

Dicen que la receta de estos (los originales!) Pastéis de Belém es un absoluto secreto y que el resto de los pasteles de nata que uno puede probar por todo Portugal son meras copias, aproximadas.

Para que te des una idea, se trata de una especie de tarteleta con una base de masa de hojaldre y un relleno dulce, cremoso y untuoso, con un dejo allá lejos de limón. 


Desde que volvimos de Portugal había dicho que algún día iba a intentar hacerlos.

Fueron pasando los días y los meses hasta que finalmente, y tras leer y buscar muchas recetas creí encontrar la que al menos a mí, más me cerró. En este caso del blog portugués Pratos e Travessas (que algún día cuando tengas tiempo te recomiendo que mires... sus recetas y fotografías valen la pena!) 

Sí. Preparé el hojaldre casero. Como tenía que ser. Para dedicarme después a preparar la crema… vedette de estos pastelitos.
Que nervios! No sabía cual sería el resultado. Si iría todo a parar a la basura o se dejarían, al menos comer. 

Seguramente no serán y no son los originales, pero tengo que decirles que el resultado superó los nervios del comienzo y no pudimos dejar de comerlos. Tibios. Como Dios manda. Espolvoreados por azúcar impalpable y canela. 


Un poco de historia: En el inicio del siglo XIX, en Belém, cerca del Monasterio de los dos Jerónimos funcionaba una refinería de caña de azúcar asociada a una pequeña tienda de comercio variado.
Como consecuencia de la Revolución Liberal ocurrida en 1820, todos los conventos de Portugal se cerraron en 1834, expulsando a todos los trabajadores y el Clero. En una tentativa de supervivencia, alguien del Monasterio puso a la venta, en aquella pequeña tienda de comercio, unos pasteles llamados “Pastéis de Belém”.
En aquella época, la zona de Belém, quedaba lejos de la ciudad de Lisboa y el recorrido era asegurado por los barcos a vapor que llegaban a esa zona. Aún así, la imponencia del Monasterio de los dos Jerónimos e de la Torre de Belém atraían a los visitantes, que en seguida se acostumbraban a saborear los deliciosos pasteles originarios del Monasterio.
En 1837 se dio inicio a la fabricación de los “Pastéis de Belém” en las instalaciones anexas a la refinería según la antigua “receta secreta” originaria del Monasterio. Desde entonces, esta receta es transmitida y conocida exclusivamente por los maestros pasteleros que los fabrican de modo artesanal en el “Taller del Secreto”. Esta receta se mantiene inalterable hasta hoy en día. De hecho, es por medio de una exigente elección de ingredientes que, la única y verdadera fábrica de los ¨Pastéis de Belém”, proporciona hoy el sabor de la antigua pastelería portuguesa.


Receta 

Ingredientes 

  • 500 cm3 de crema de leche 
  • 200 grs. de azúcar 
  • 8 yemas 
  • Cáscara de 1 limón 
  • 2 cucharadas de fécula de maíz 

Preparación 

  1. Encender el horno a 250ºC.
  2. Colocar todos los ingredientes del relleno en una olla y mezclar con batidor de alambre para sacar los grumos. 
  3. Llevar a fuego mínimo revolviendo constantemente en todo momento hasta que rompa el hervor. 
  4. Retirar del fuego. Cubrir con un papel film la superficie para evitar que se forme una película. Dejar enfriar. 
  5. Estirar la masa de hojaldre (450 grs. aproximadamente) y cortar círculos del tamaño de los moldes. Colocar la masa en los moldes (no es necesario enmantecar ni enharinar ya que la masa de hojaldre tiene mucha manteca) 
  6. Llevar a la heladera por 30'. 
  7. Rellenar los moldes con la crema de nata hasta 2/3 de la altura de cada molde. 
  8. Llevar al hornor y cocinar por 15' o hasta que la superficie esté apenas quemada. El tiempo puede variar de acuerdo a cada horno. 
  9. Dejar entibiar. Servir espolvoreados con azúcar impalpable y canela molida.


Por si te interesa 

IMPRIMIR RECETA

11 comentarios:

  1. No te puedo explicar lo que me tientan!!! De ir a Portugal, ya estoy tentada hace rato! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pasteles y Portugal: igual de tentadores!!! no dejes de ir cuando puedas. Es un país, al menos para mí, espectacular!

      Eliminar
  2. que ricooooo !!! Las voy a hacer, lo unico que la masa de hojaldre la voy a comprar, tengo una panaderia en el barrio que te vende las tapas para empanadas y son espectaculares (amo hacerlas con atun, tipo semana santa..jaja). ..cuando las haga saco foto y te las muestro !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno tener buena masa de hojaldre... porque lleva su trabajo prepararlo. Amo las empanadas de atún con un buen hojaldre... Espero las fotos!!!! Buena semana!

      Eliminar
  3. que ricooooo !!! Las voy a hacer, lo unico que la masa de hojaldre la voy a comprar, tengo una panaderia en el barrio que te vende las tapas para empanadas y son espectaculares (amo hacerlas con atun, tipo semana santa..jaja). ..cuando las haga saco foto y te las muestro !!

    ResponderEliminar
  4. Me encantó que hayas puesto esta receta!!! Son tan ricos esos pasteles, qué recuerdo!!! Si habré comido... genia total Ale. Voy a intentar hacerlos aunque no sea muy buena cocinera ni dedicada, pero esos pasteles para mí eran lo más. Gracias gracias. Besos grandes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fer, sí estos pasteles no pueden ser más ricos. Suerte cuando los hagas. No dejes de contarme como te fue!!!! Beso!

      Eliminar
  5. Que lindo conocer estos pastelitos desde tu blog, deben ser riquísimos!
    Que historia Ale!, yo de seguro hago la cola y a esperar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A probarlos Mica!! Son riquísimos especialmente si el hojaldre es casero.

      Eliminar
  6. Anónimo4.5.16

    Hola
    Se ven deliciosos.. de que diámetro son los moldes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Base: 3.5 cm / Boca superior: 5 cm / Altura: 3 cm.
      Saludos!!!

      Eliminar

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.