Tarta rústica de manzana

13.7.16


Volver a mis pagos y al campo es volver a mi infancia. 
Una infancia inmensamente y eternamente feliz, rodeada de paisajes infinitos sin cerco, sin  límites, sin horarios (al menos fuera del de clases!). 
Una infancia donde el único límite existente era el que fuésemos capaces de alcanzar por nosotros mismos, ya sea caminando, a caballo o en algún sulky que de vez en cuando nos ensillaban.
Como cada vez que lo hago, volver al pago y a la pampa grande que me vio nacer es volver a nutrirme de ideas, alternativas, belleza en estado puro.
Es volver a encontrar inspiración en las cosas simples de la vida. Esas que siempre estuvieron y que depende con qué ojo uno las mire pueden alcanzar otra dimensión y ofrecernos otra alternativa. 
Como en este caso.



Esta vez la inspiración vino de la mano de la casita de muñecas en la que de vez en cuando jugaba de chica y que en ese entonces veía inmensa!
Porque, ahora me doy cuenta, tuve la inmensa posibilidad de jugar en una casita de muñecas de verdad! 
Su puerta, del celeste más fuerte que se puedan imaginar fue siempre su sello distintivo entre el verde de la hiedra que la cubrió por años.
Su interior, en el que siempre hubo una cocinita de hierro con su mesada y una bacha diminuta, permitía todo lo imaginable y más.
Jugar en ella, hacer que cocinábamos, convertirla de vez en cuando en escuela o lugar de escondite! Todo estaba permitido!




Como esta vez. 
Toda ella me inspiró para fotografiar esta tarta de manzanas que preparé en un abrir y cerrar de ojos cuando un asado surgió de la galera y no había postre para acompañarlo.
¿Y quien ha visto un asado, del nivel de los que prepara Tommy mi padre, sin postre?
Nadie! Nunca jamás de los jamases!





Así que la receta de hoy es fácil de hacer, no requiere experiencia ni mucho tiempo. Con decirles que estuvo lista, fotos incluidas, minutos antes de que avisen que el asado estaba listo.
Es riquísima (no sé si está bien que lo diga yo! pero también lo dijeron quienes la probaron!) y el aroma que desprende recién salida del horno todo lo invade! hasta el interior de la casita de muñecas mientras, sobrina & amiga, me ayudaban con esto y aquello en la toma de fotos!

Pueden usar la fruta que tengan a mano o hacer mezcla de frutas. La idea es que puedan usar lo que tengan a mano y de estación
Yo en este caso lo único que encontré en la cocina de mi madre fueron manzanas verdes y que, para darle una vuelta de tuerca, decidí pelar algunas y otras no, e intercalarlas así en la tarta.

Espero que se animen a prepararla!

Nos vemos dentro de poco!

Receta

Ingredientes 

  • 200 grs. de harina leudante 
  • 50 grs. de maizena 
  • 50 grs. de manteca 
  • 4 cucharadas de azúcar rubia 
  • 1 cucharada de té de semillas de amapola 
  • 1 cucharada de té de semillas de sésamo 
  • Agua (cantidad necesaria) 
  • 3 cucharadas soperas de mermelada de naranjas o jalea de membrillo 
  • 1 huevo
  • 3 manzanas grandes  
  • 2 cucharadas de azúcar común (para el relleno)  
  • 1 cucharada de té de canela (para el relleno) 
  • 10 grs. de manteca (para el relleno) 

Preparación 

  1. Precalentar el horno a 180ºC. 
  2. Colocar en la procesadora harina, Maizena, manteca (fría y cortada en trozos), azúcar y semillas de amapola y sésamo. Procesar hasta formar un arenado. 
  3. Seguir procesando agregando el agua (bien fría) de a poco hasta que se forme un bollo. 
  4. Envolver el bollo en papel film y llevar a la heladera por 30´. 
  5. Pelar la mitad de las manzanas (la otra mitad dejarla con cáscara), retirarles el centro y cortarlas en gajos de 1/2 cm de espesor. 
  6. Mezclarlas en un bowl con unas gotas de limón (para evitar que se oxiden), la canela y el azúcar común. 
  7. Retirar la masa de la heladera y estirarla formando un círculo que quedará irregular  de aproximadamente 35 cm de díametro)
  8. Colocar la masa sobre la fuente elegida (puede ser una fuente plana sin borde, aunque la que yo utilicé en esta ocasión era con borde y desmontable) previamente enmantecada. 
  9. Cubrir la masa con la mermelada o jalea sin llegar a los bordes (dejar 5 cm. aproximadamente de cada lado sin cubrir)
  10. Disponer en el centro y sobre la mermelada las manzanas, intercalando las que tienen piel y las que no, Doblar el borde sobre las manzanas. 
  11. Cortar los 10 grs. de manteca en pequeños trozos y disponer sobre las manzanas. 
  12. Batir el huevo y pintar los bordes. 
  13. Llevar al horno y cocinar por aproximadamente 30´o hasta que las manzanas estén tiernas pero conservando su forma. 
  14. Retirar del horno. Servir tibia acompañada con crema batida o helado. 

IMPRIMIR RECETA

6 comentarios:

  1. Nada más lindo que volver a los recuerdos de la infancia de esta forma. Esa casita y esa cocina son hermosas! Y las fotos de esa tarta me dan ganas de probarla ya!
    Besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nati!! Viste lo que es esa cocinita y esa casita?? Quiero volver a ser chica otra vez!! Beso grande y gracias por pasar por acá!!!

      Eliminar
  2. Esa casita es divina Ale!! y esa cocina!! me imagino lo que habrás disfrutado de chica ahí! Me encantó que "jugaras" de vuelta al momento de hacer las fotos, quedaron divinas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste Vero??! Es divina!! y realmente volví a ser niña sacando las fotos! Besos!

      Eliminar
  3. Qué lindo desafío tratar de emular sensaciones y sabores de la infancia!
    La receta nos encantó, la vamos a probar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que me cuenten después si les gustó y como les salió! Es simple de hacer pero llena de sabor!

      Eliminar

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.