Tarta fina de chocolate

17.10.16


Los encuentros con amigos, sobre todo si son de esos que uno considera entrañables, siempre se merecen un final feliz. 
Y para mí, el final feliz de cualquier almuerzo o cena es igual a postre! 
Como en este caso. 

Después de frustrados intentos, finalmente coincidimos como por arte de magia con mis queridos amigos de hace años Caro, Mariano, Mariano y Juan, para compartir un asado a cargo de uno de los Marianos, el dueño de casa. 
Y como habitualmente suelo hacer, enseguida me anoté para aportar el postre! 





Este grupete de amigos, de los más variopinto por cierto, nació allá lejos y hace tiempo durante unas vacaciones esteñas. 
Un amigo invitó a otro y así fue cayendo gente al baile, o mejor dicho a la casa alquilada en Punta Ballena

En ese entonces éramos un poco más jóvenes que ahora, solteros casi todos. No había hijos, horarios.
Un verano que terminó convirtiéndose casi en un viaje de egresados: camas turcas, cenas shows, salidas, cumpleaños, improvisaciones, concursos de canto y baile. 
Al grupo de amigos que se había formado se sumaron padres y la tía Ana si mal no recuerdo? 

Mucho súper y pocas salidas a comer. Muchos asados al llegar de la playa. Turnos para usar los baños. Camas compartidas cuando no calientes, porque así como algunos partían otros llegaban. 
Puestas de sol. Fotos. Muchas fotos. Como queriendo retener momentos. O no fue sino con una de esas fotos que se eligió para despedir a Sole? 
Búsquedas en el aeropuerto y en la estación de ómnibus.

Estaban también, como fue mi caso, las que habíamos decidido llegar en auto previa visita y escalada obligada por lo de una amiga en Paysandú. 
En el baúl cargábamos juegos de mesa, reposeras, canastas, vinos, champagne... ¿Que más era Sole? Genia total que te manejaste todo.... 



Este grupete formado allá lejos y hace veranos se mantuvo en el tiempo y aunque nos vemos, poco cuando nos encontramos, disfrutamos del hecho de volver a hacerlo, tanto o más que si nos viésemos todos los días.  
Como esta vez. Entre bocado y bocado, volvimos a repasar anécdotas y ponernos al día con temas varios!

De más está decir que así como el asador recibió sus aplausos, los recibí también yo gracias a esta tarta fina de chocolate. 
Aunque rica en calorías para terminar un asado, fue ideal para una noche fresca como la del encuentro. 

Caro, Mariano, Mariano, Juan: espero que siempre y cada tanto nos volvamos a encontrar. 
Flor: solo tenes que cruzar el charco para unirte al grupo. Sino lo cruzamos nosotros para visitarte!
Pau: una visita a la city porteña desde tu querida Córdoba siempre será bienvenida! 
Vero & Juan: en cualquier momento los visitamos todos en Pilar!
Y aunque sabemos que nunca llegarás querida Sole, siempre habrá un momento para vos.. como no hacerlo con ese don de gente y amigos que siempre supiste tener! 


Receta 

Ingredientes
Masa

  • 250 grs. de harina 0000 
  • 125 grs. manteca 
  • 125 grs. azúcar impalpable 
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de cacao amargo

Relleno 

  • 300 grs. crema de leche 
  • 200 grs. chocolate amargo 
  • 3 yemas
  • 50 grs. azúcar 

Preparación 

  1. Colocar todos los ingredientes de la masa en la procesadora y formar un bollo. Dejar descansar en la heladera 1 hora. 
  2. Precalentar al horno a 180°C. 
  3. Estirar la masa sobre una superficie enharinada y cubrir una tartera rectangular de 33x11x2,50 cm enmantecada. Pinchar con un tenedor. Cubrir con papel aluminio y cocinar a blanco por 10´. Retirar del horno y dejar enfriar. 
  4. Para el relleno: Picar el chocolate. Llevar a hervor la crema de leche con el azúcar. Retirar del fuego. Agregar el chocolate picado y mezclar hasta derretirlo. Dejar enfriar. Agregar las yemas batiendo bien entre cada una. Colocar la preparación en la masa precocina y llevar al horno por 15´a 150°C. 
  5. Retirar del horno. Dejar enfriar a temperatura ambiente y servir con crema chantilly. 


IMPRIMIR RECETA

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.