Postre tibio de pan y membrillo

10.11.16


Con la divina de Sole Avaca Cuenta, autora del divino blog Oh Sole Mio! nos conocimos no hace mucho tiempo. 
Ella, es una de mis amigas cibernéticas, de esas que el mundo y Alma Calma me regalaron a través de la pantalla. 

Todo empezó (como cuenta Sole acá) cuando Sole Diorio, de Me compré un buda, me pasó la posta de la sección Ping Pong Deco que Sole tiene en su blog. 
Así empezamos un lindísimo ida y vuelta de mails hasta que una tarde de lluvia torrencial nos encontró en lo que para mí era casi una cita a ciegas, para dejar de ser simplemente amigas cibernéticas y pasar a ser amigas de carne y hueso.
Ese día tomamos el té, comimos algo rico, hablamos sin parar, nos reímos mucho también, conocí a su marido a quien sé que le encanta el coco y el dulce de leche, y nos dimos cuenta de que tenemos muchas cosas en común... casi podría decir que parecía que nos conocíamos de toda la vida! 





Después de ese encuentro fue un día la misma Sole la que me escribió para invitarme a ser parte de otra nueva sección de su blog, Recetas Heredadas, y fue tal la emoción y el honor de estar invitada a formar parte de su mundo mágico que no pude decirle que no.

Enseguida empecé con el listado mental de "recetas heredadas" en mi poder y la historia detrás de cada una. Finalmente me decidí por este postre tibio de pan y membrillo, que va de generación en generación en casa de los Benito, la familia de mi madre. 

Como le conté a Sole, esta receta llegó con mis bisabuelos, inmigrantes españoles, que huyeron de la guerra en el viejo mundo para echar raíces en la pampa argentina. 
Mis bisabuelos pasaron la receta a mi abuela, mi abuela a mi madre y de mi madre llegó a mis manos. 
Este postre  siempre se sirvió, desconozco los motivos, para el momento de la cena, pero nunca en el almuerzo. ¿Tradiciones? ¿Costumbres? 
La realidad es que nunca supe el porqué, pero era típico verlo a la mesa en las frías noches de invierno. 
Y aunque la primavera ya llegó y el verano está a la vuelta de la esquina, siempre es una buena opción para alguna noche fresca de noviembre... 



Es rápido de hacer, rico y tiene la nobleza de los sabores simples de la vida.

Gracias infinitas querida Sole por invitarme a ser parte de tu mágico y cibernético mundo llamado Oh Sole Mío. 
Y a quienes están leyendo esta entrada les digo que no dejen de pasar por el Blog y la cuenta de Instagram de Sole, porque seguramente como yo quedaran enamorados de su candidez y de todo lo que ella comparte.
Además podrán sumarse a alguno de los workshops que organiza y al que todavía no tuve la suerte de ir... pero ya estaré por ahí querida Sole!

A todos buen fin de semana! 

Receta

Ingredientes


  • 400 grs. de pan del día anterior
  • 25 grs. de manteca
  • 100 grs. de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 1/2 de leche
  • Ralladura de 1 limón
  • Ralladura de 1 naranja
  • 200 grs. de dulce de membrillo
  • 1 copita de vino dulce
  • Crema chantilly o helado para acompañar

Preparación


  1. Cortar el dulce y colocarlo en una olla junto con el vino dulce. Llevarlo al fuego hasta que se ablande. Pisarlo con un pisapuré hasta formar una pasta. Dejarlo enfriar.
  2. Sacar al pan del día anterior toda la corteza y cortarlo en rebanadas de 1 cm de espesor. Untar cada rebanada de pan con manteca y encima el dulce de membrillo.
  3. Acomodar todas las rebanadas untadas en una fuente para horno y  colocar por encima una capa de rebanadas de pan untadas con manteca, formando sandwiches.
  4. En un bowl  batir los huevos con el azúcar, perfumar con las 2 ralladuras de frutas y agregar la leche. Esparcir todo esto sobre las rebanadas de pan y dejarlo reposar al menos 2 horas para que el pan absorba todo el líquido.
  5. Encender el horno a 180º C.
  6. Llevar al horno por 30´ -40´ hasta que se note que el huevo se cocinó y la preparación está dorada.
  7. Servir tibio con crema batida a punto chantilly o helado.
  8. Nota: el dulce de membrillo puede reemplazarse por mermelada de frutas rojas o dulce de leche.
IMPRIMIR RECETA

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.