La Mar: Cebichería Peruana

12.12.16


Feriado. De esos de fin de semana extra large en los que no queda nadie en Buenos Aires. 
Día indeciso en los que se duda entre hacerle lugar a la siesta o no y donde uno se debate, o al menos yo, entre salir o hacer fiaca all day long. 

Pero la visita en cuestión bien se merecía un recorrido por algunos de los barrios porteños que hacia tiempo no frecuentaba. 
Así que partimos con destino final Palermo. El que llaman Hollywood, para caminar sin rumbo tomados del brazo, descubriendo un barrio que poco frecuento. En realidad debo reconocer que suelo ir solo por dos motivos bien concretos, visitar cada tanto el Mercado de Pulgas de Dorrego y almorzar en Cucina Paradiso, motivos ambos que (y muy a mi pesar) se dan no tantas veces como yo quisiera... 


Así que ahí estábamos, caminando despacio tal turistas en plena city porteña cuando se hizo el horario del almuerzo. Enseguida propuse obviamente "la" opción, "mi" opción: Cucina Paradiso pero , para ser sinceros, el día no estaba para pastas. O será que las reservo para los días fríos de invierno en los que busco entrar en calor con platos llenos de sabor y calorías. 
Y en esas estábamos cuando la esquina de Arévalo y Nicaragua apareció ante nosotros. 
Y sin dudarlo puse al tanto a mi compañero sobre el extenso curriculum de La Mar y decidimos entrar. 

La suerte estaba de nuestro lado ya que, como bien es sabido, la reserva es siempre recomendada. 

Con solo traspasar la cerca uno puede respirar un aire distinto diría yo. No es cualquier patio. No es cualquier terraza. Es el patio y la terraza de La Mar. Es como si por estar ahí uno hubiese sido transportado al Perú que vió nacer a Gastón Acurio, creador del restaurante y considerado el  mayor promotor de la cocina peruana en el mundo.




Una terraza a la sombra de los árboles, con mesas amplias de madera y una barra central desde donde se preparan todos los tragos. Una puesta en escena simple, pero colorida. 
Otra opción claro está es su salón principal. De diseño moderno y colores cálidos tiene como protagonista de la escena a su barra cebichera.





Todo esto dentro de las cuatro paredes de un edificio de 1927 con protección patrimonial. El edificio supo ser asilo para huérfanas israelitas, luego fue colegio y club social armenio y hasta funcionó como la terminal de la línea de colectivos 57 que cubre el trayecto Palermo-Pilar.

Un lugar en la barra, en el patio exterior, nos fue ofrecido. Ideal para un día nublado pero caluroso como el que teníamos.
Desde esta ubicación uno puede seguir el ritmo de los bartenders y si hasta se está atento llevar cuenta sobre las recetas para preparar los tragos típicos del lugar.

Personal atento. Atentísimo. Joven. Sonriente. Con vocación de servicio que no hace más que hacer más agradable aún la experiencia. 

Obviamente un viaje a Perú sin un Pisco Sour no es tal. Así que ya dispuestos a disfrutar de nuestro almuerzo largamos con sendos Piscos Sour acompañados por una canasta de chips de mandioca y sendas salsas de ocopa y rocoto donde sumergir los chips... que resultaron la mar de ricas...


El menú, tras leer la carta detalladamente y mirar alrededor como pispeando que habían pedido en las mesas que nos rodeaban, fue al medio para compartir, porque había que llegar al postre (a pedido mío!) e incluyó:

  • Ceviche de lenguado con leche de tigre 


  • Plancha de mar

  • Picarones


Para acompañar Torrontés Colomé, a la temperatura ideal.
Como la comida toda donde los sabores y los aromas todo lo invaden, todo lo colman. 
Solo puedo decirles que volví a sentir el sabor entrañable de las comidas por el Perú en suelo Argentino. 
No puedo sino ponerme de pie y saludar a pleno al equipo de La Mar en su totalidad. 

Finalmente tuve la oportunidad de conocer La Mar, después de haber intentado comer en Chicha y en Los Bachiche en Cusco y Lima respectivamente, pero sin suerte por los tiempos de reserva.
Aún recuerdo cuando nos quedamos a la puerta de Chicha esperando ser bendecidas por la no llegada de alguna de todas las reservas de la noche en cuestión! 

Simplemente puedo decir que volveré!

Quedan aún muchos platos por probar. Bien peruanos. Llenos de sabores y aromas como puedo imaginar. Me esperan los anticuchos y las causas. Algo a la huancaína y también el dulzor de los postres de tres leches o el suspiro de limeña... 


Gracias La Mar por hacer que vuelva a viajar a Perú, país que adoro, y disfrutar sus sabores únicos sin salir de Buenos Aires.
No sé si ese día lo había comenzado con una sonrisa como reza el cartel que está en La Mar, pero sí puedo asegurarles que una sonrisa se dibujó en mi rostro al salir de ahí con la panza llena y el corazón de por más de contento! 


La Mar -  Cebichería Peruana
Arévalo 2024 - CABA
Tel: 4776-5543
Lunes: 20:00 a 00:00 hs
Martes a Jueves: 12:30 a 00:00 hs
Viernes y Sábado: 12:30 a 00:30 hs
Domingo: 12:30 a 00:00 hs
Guía Oleo
Trip Advisor

IMPRIMIR RECETA

1 comentario:

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.