Blondies con pasta de avellanas y sal marina

27.11.17


Papá descubrió la pasta de avellanas de Mamuschka y como con cada descubrimiento que hace se repite la misma rutina: se vuelve fan, comparte su fanatismo con sus allegados y dependiendo de lo que se trate compra para repartir!




Así fue que el preciado bien llegó a casa. En realidad no puedo dejar mi pasada vida como porteña de lado y yo sigo llamando casa a mi adorado departamento recoleto, cuando ya va siendo hora de que también llame casa a mi nuevo hogar, in progress, catamarqueño. 
Con esto quiero decir que el bien llegó a la city porteña y de ahí, avión de Aerolíneas Argentinas mediante, llegó conmigo como parte de mi consabido exceso de equipaje, a tierras catamarqueñas. 

De la valija que este año armé y desarmé incontable cantidad de veces, el preciado regalo fue a parar a la heladera. En esos momentos mi cabeza saltaba de recaudar fondos a degustar menúes y chequear el estado del tiempo para definir si la recepción de la cena la hacíamos en los jardines o en los flamantes salones de la Embajada Británica en Argentina. 

Así fue que desde hacía tiempo el frasco de tan delicioso bien me miraba desde la puerta de la heladera cada vez que la abría. 
Me miraba. Lo miraba. Nos mirábamos. Y en cada cruce de miradas yo intentaba pensar que hacer con él... Y mi alma golosa se debatía al mismo tiempo entre agarrarlo a cucharadas o darle un fin más glamoroso...  

Por suerte existe Instagram, fuente de inspiración si las hay, y tras mucho sopesar y leer recetas me decidí por estas blondies con pasta de avellanas y sal marina. Y como evidentemente era mi día de suerte fue así que también conocí a Haley y su blog If you give a blonde a kitchen donde encontré esta, simplemente deliciosa, receta!



Como ella recomienda, es fundamental hacer las bolitas de pasta de avellanas y llevarlas al freezer con anticipación. Si obviáramos este paso la pasta se desparramaría en medio de la preparación y al morderlas no nos sorprenderíamos con un corazón lleno de sabor a avellanas en cada bocado. 
Además es fundamental dejar enfriar muy bien los blondies antes de cortarlos ya que de lo contrarío se romperían. 
Desde ya les digo: receta no apta para ansiosos!!! Pero sí para amantes de las almendras, el azúcar rubío y ese dejo de sal marina que confunde y realza sabores al mismo tiempo. 

Por lo demás ... la receta es con ustedes! Solo es cuestión de llegarte a Mamuschka y comprar su espectacular pasta de avellanas!

Receta

Ingredientes: 

  • 2 huevos 
  • 290 grs. de Nutella 
  • 180 grs. de harina leudante 
  • 1 cucharada de té de polvo de hornear 
  • 250 grs. de azúcar negra
  • 1 cucharada de té de sal 
  • 1 cucharada de té de esencia de vainilla 
  • 170 grs. de manteca

Preparación:

  1. Con ayuda de una cuchara de té hacer bolas de Nutella y colocar sobre una fuente o plato con papel manteca. Llevar al freezer hasta el momento de utilizar. 
  2. Calentar el horno a 180ºC. 
  3. Cubrir un molde 20x20 cm con papel manteca y rociar con manteca en spray. 
  4. Derretir la manteca y batir con el azúcar hasta lograr una preparación cremosa. Agregar los huevos de a uno batiendo bien entre cada uno. Agregar la esencia de vainilla. 
  5. Agregar la harina previamente tamizada con el polvo de hornear y la sal. 
  6. Colocar la preparación en el molde. 
  7. Sacar las bolitas de Nutella del freezer y distribuirlas sobre la preparación anterior tratando de colocar una bolita en cada porción y presionando suavemente haciendo que se hunda en la masa. 
  8. Cocinar por 25´-30´hasta que la superficie esté dorada y craquelada y esté firme al tacto. 
  9. Espolvorear con sal marina inmediatamente y dejar enfriar. 
  10. Cortar y servir. 

IMPRIMIR RECETA

No hay comentarios.

Publicar un comentario

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.