Cocinas amigas: Los Fraguas Arzuaga

14.5.18


"Cocinas Amigas".
Con este título quiero retomar mi blog (con el que desde hace tiempo no me encontraba) y comenzar una nueva sección, por así decirlo, en este mundo llamado Alma Calma. 

Me encanta cocinar, (ya lo saben!), y si bien los libros de cocina y cuadernos con recetas anotadas esperando hacerse realidad pululan por mi casa y especialmente por mi cocina, me encanta también probar recetas ajenas, aprenderlas de las manos de quienes se las saben de memoria porque es la que nunca falla, o porque es esa receta de familia que va de generación en generación y que con generosidad absoluta se atreven a compartirla porque saben lo que para uno significa.

Soy de las que le encanta pasar tiempo en la cocina, no hay lugar de la casa que para mi sea más cálido. Soy también de las que piensa que una cocina transmite mucho: historias, sabores, aromas.  
Disfruto de llegar a una casa y que el aroma que llega desde la cocina me invite a entrar y asomarme a la olla sobre el fuego intentando descubrir que hay en ella.
Y así, según me dicen, desde que era chica. Si mamá se ponía a cocinar, enseguida arrimaba mi banquito junto a ella dispuesta a aprender o meter manos, literalmente a la masa! Así fue como alguna vez mi mano fue a parar a la budinera recién acaramelada...

Por estos y tantos otros motivos, es que he decidido a partir de hoy tomar como paseo el salir a visitar cocinas amigas!
Esas cocinas llenas de magia, sabores, secretos, pero que no salen en las revistas de decoración.
Esas cocinas que solo saben que cocinar es dar amor y que perdidas, aquí y allá, se reinventan día a día.
Cocinas que me permitirán dar a conocer algo de esta tierra catamarqueña, que siempre digo, es tan poco conocida por muchos o porque no, hacerme de nuevos amigos.
Pero al mismo tiempo me permitirá visitar otras cocinas, durante viajes o invitaciones. La idea es cocinar junto al dueño de casa, aprender nuevas recetas, o cocinar juntos lo que el dueño de casa elija de mi humilde recetario!


Habrá cocinas a las que llegaré con mi canasta llena de ingredientes y una receta para compartir o estarán las otras a las que llegaré para llevarme todo el conocimiento de quien me abra las puertas.

O sea:  estate atenta! En cualquier momento te llamo por teléfono para arreglar el encuentro o espero tu llamado invitándome a visitarte! Acá, en tierra catamarqueña, en Buenos Aires, o en cualquier lugar de este extenso país... donde el viento o la tecnología me puedan llevar!


Y lanzamos esta nueva sección en la cocina de los Fraguas Arzuaga!

La casa en cuestión, fue una de las primeras que conocí cuando pise suelo catamarqueño por primera vez también, allá lejos ... como 8 años atrás. Años en los que no sabía que finalmente terminaría, al menos por ahora, habitando estas tierras. 

Ubicada en El Rodeo, una villa a 35 km de la capital catamarqueña, es la casa de veraneo de mi amiga "La Fraguas".
Una casa de adobe, blanca, con su galería al frente donde sentarse para ver pasar a los lugareños por la vereda y saber así quien está en el pueblo y quien no, y hacia el fondo su extenso terreno sobre la ladera de la montaña lleno de nogales y membrillos. 
Una casa de paredes anchas, cálida en invierno y fresca en verano. Una casa con una cocina diminuta y llena del encanto del paso de los años, o mejor dicho donde el tiempo pareciera haberse detenido. Acá el agua se calienta sobre la hornalla y las comidas, simples pero llenas de sabor, inundan la casa de aroma durante el verano.  

Acá disfruto de la tranquilidad de no tener cable ni internet. De escuchar el sonido de los pájaros sobre el de los autos y del despertar gracias al gallo del vecino o el aroma del pan recién salido del horno... también del vecino, es que el vecino en cuestión es panadero, y su panadería, la del Rubio Sosa, es una de las pocas del pueblo! 

La cocina respira el paso del tiempo y habla de utensilios nobles que han perdurado también en el tiempo. Algunos tuvieron su época de esplendor en otros momento pero hubo también los que con paciencia estoica volvieron a ver la gloria nowaday! Quien no quisiera hacerse con alguno de esos jarros enlozados?!


Esta vez llegue autoinvitada, para aprender a hacer los famosos pinchos de morcilla de Burgos, que Cristina, en cuyo documento reza el Fraguas Arzuaga como apellido, prepara habitualmente en el mejor restaurante de Catamarca, La Cueva del Santo!

Su tapa es tan rica que tengo que confesarles que, aunque no me gusta la morcilla, muero por este pincho!




Entre charla y charla, puntada y puntada del bordado con el cada uno estaba concentrada, nos metimos en la cocina, yo cuaderno en una mano y cámara de fotos en la otra, para prepararlos, con todo el tiempo del mundo, porque es en estos lugares donde el tiempo pareciera haberse detenido.
Solo teníamos una cita, al mediodía, a la que acudir con los pinchos en cuestión, para disfrutar como parte del copetín del almuerzo al que nos habían invitado las hermanas Montenegro, dos personajes adorables si los hay, santiagueñas ellas, pero parte de otra historia y otra cocina que en breve los llevaré a conocer!



Ahora los dejo, y los saludo desde la puerta de la casa de las Montenegro, mi próxima parada en Cocinas Amigas!

Mientras les dejo la receta de los pinchos de morcilla!

Nos vemos dentro de pronto! Acá o en tu cocina!

Receta

Ingredientes

  • 1 morcilla vasca 
  • 2 manzanas verdes o coloradas
  • 1 pan de campo
  • Sal y pimienta c/n

Preparación

  1. Cortar la morcilla en rodajas de 1 cm de espesor. Y cocinar sobre una sarten bien caliente. Reservar.
  2. Pelar y cortar las manzanas en cuartos. Retirar el centro y cortar en finas rodajas. Calentar aceite de oliva y cocinar las manzanas de ambos lados hasta dorar. Salpimentar.
  3. Cortar el pan de campo en rodajas del grosor deseado y tostar. Debe quedar crocante por fuera. 
  4. Sobre una fuente armar las tapas. 
  5. Sobre cada rodaja de pan colocar rodajas de morcilla y por encima las manzanas 

IMPRIMIR RECETA

2 comentarios:

  1. Hola Ale ,que buena seccion , por un momento hiciste q me transportara a esa casa .Obvio me guarde el dato del restaurant por si alguna vez voy a Catamarca o para recomendarlo.Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia,
      cuanto me alegro que te haya gustado la sección y me alegra también haberte transportado.. esa es un poco la idea! Y cuando andes por Catamarca no dejes de avisarme!!!!
      Saludos!!!!

      Eliminar

Me encantaría poder leer tus comentarios.....

© ALMA CALMA Maira Gall.